Primero los detalles. Luego el Marketing

detalles

Transmitimos lo que somos, no lo que queremos. Y en turismo más que en cualquier otro sector. Del otro lado, los clientes perciben con tremenda facilidad nuestras virtudes y defectos al entrar por la puerta de nuestro establecimiento.

Entiendo cada acción turística como una oportunidad de mostrar respeto, ilusión y ganas de agradar.Ojo, no sólo para vender más o más caro, sino para simplemente transmitir lo mejor que tenemos a nuestros clientes.

Y no me refiero a la habitación más lujosa, ni al hotel más grande con la web más sofisticada. Estoy hablando de los detalles. Detalles que cuanto más pequeño son, más grandes nos hacen.

Si voy a una casa rural, no quiero que huela a ambientador. Quiero que huela a madera, a leña recién cortada, a tejidos hechos artesanalmente, a cenizas que se apagan.

Si voy a un hotel sencillo, me gusta que sencillamente esté limpio y me sienta cómodo. Que me hablen y me miren a los ojos, y sonrían cuando llegue. Me gusta que la bollería esté colocada como si de un desfile de soldados se tratase. Las mermeladas protagonizando los colores, que el pan me queme los dedos, o que el café salga humeante haga el tiempo que haga.

Que a la mañana siguiente me pregunten si he dormido bien, y me den la mano al despedirme. Todos estos pequeños detallen tiene un coste: coste cero.

Primero debemos empezar con la humildad de hacer las cosas bien.

Cuando tengas estos  automatismos creados, podéis llamarnos para hablar de Marketing. Sólo así conseguiréis transmitir el alma de vuestro establecimiento.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s